Un poco de cordura en esto de los flashmob (solo un poco)

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Hoy os quiero presentar la segunda edición de una serie de que comenzó con una modesta reflexión sobre esto del Social Media Marketing. En esta ocasión mi píldora de cordura va dedicada a la moda del flashmob.

Más o menos organizados, los flashmob consisten básicamente en que un grupo de personas se reúna de repente en un lugar público, realice algo inusual y luego se disperse. Con el simple fin de pasar un buen rato haciendo algo diferente y sin ningún ánimo de lucro, suelen convocarse a través de redes sociales. A consecuencia del éxito cosechado por algunos flashmobs (véase de nuevo el caso de Oprah y Black Eyed Peas) diferentes empresas han comenzado a utilizarlos cual fórmula mágica o panacea universal, casi como el Social Media Marketing.

En mi opinión, para utilizar un flashmob como herramienta de marketing deben tenerse muy en cuenta los siguientes aspectos:

  • El objetivo: como en cualquier otra acción de comunicación, deben fijarse los objetivos concretos por los que se toma la decisión de elegir dicha técnica.
  • La estrategia: bien de cara a la planificación como a la convocatoria previa y la difusión posterior, debe existir una estrategia clara, sin perder nunca de vista los objetivos marcados.
  • La legalidad: como siempre que hay música, deben tenerse muy en cuenta las tarifas estipuladas por la SGAE y otros aspectos legales que puedan incidir en este tipo de acciones.
  • La coherencia: realizarse solo si el tipo de producto o servicio es coherente con la técnica.
  • El resultado: el resultado puede ser espectacular o nefasto. Antes de hacer nada, deben tenerse muy en cuenta las posibles consecuencias.
  • La capacidad: debe valorarse objetivamente la capacidad de congregación que tenemos como empresa.
  • La originalidad: como en todo, y más aún teniendo en cuenta que las personas son el ingrediente fundamental de los flashmob ha de valorarse la originalidad de la propuesta. No hay que olvidar que además de un impacto in situ, se suele buscar un efecto viral.
  • El emplazamiento: al igual que ocurre con la publicidad tradicional, utilizar una localización con un alto tránsito de personas aumenta las posibilidades de éxito.

¡Y no olvidéis bailar! 😉

Sé la primera persona en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De conformidad con lo establecido en la LOPD, Adpv Advertising Provider S.L. garantiza la adopción de las medidas necesarias para asegurar el tratamiento confidencial de los datos de carácter personal. Así mismo le informamos de la inclusión de sus datos en un fichero con la finalidad de mantener su relación negocial o contractual con Adpv Advertising Provider S.L. y de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección: Ercilla, 26, 1Dcha., 48011, Bilbao, Bizkaia. Privacidad.