¿Qué es el marketing de emboscada?

Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter

Los grandes eventos deportivos han puesto en auge el marketing de emboscada (ambush marketing), que varios gobiernos se han planteado incluso multar y vetar. Luchando contra las marcas que invierten miles de millones en grandes promociones, este tipo de ‘marketing de guerrilla’ se ha hecho un hueco en todo lugar donde hay una multitud. Las formas y técnicas de este tipo de campañas son muy diversas, pero todas comparten el mismo objetivo fundamental: desviar la atención de las marcas ‘oficiales’.

De este modo, el márketing de emboscada trata de que su marca sea relacionada con el evento en ciernes, ya sea la Eurocopa, un Mundial o los Juegos Olímpicos, sin pagar un solo euro por los derechos. Algo que molestó especialmente al gobierno británico en los JJ.OO. de Londres 2012, donde amenazó a las marcas con 20.000 libras de multa a todo el que se atreviera a hacer referencia en sus anuncios las palabras claves de los juegos -medalla, oro…-, así como a los que llevaran la publicidad al cielo, o colgaran vallas y carteles gigantes alrededor de los lugares clave. Vetó también que los comercios particulares hicieran ‘menús olímpicos’ especiales, si antes no habían pagado por oficializarse.

Toda una habitual de estas estrategias, Nike no tuvo miedo de estas amenazas y creó un anuncio muy personal para las olimpiadas, donde niños y amateurs se batían a duelo a lo largo del Londres más desconocido. Sin mencionar el evento, ni ninguna de las palabras claves que el Gobierno había prohibido. Nike ya había atraído la atención de todos en la Eurocopa de Polonia y Ucrania, de la mano de campañas inteligentes y cercanía con su público. Sin embargo, el marketing de emboscada no siempre es exitoso. Para triunfar, como en cualquier tipo de publicidad – y más incluso en la de guerrilla- hay que tener en cuenta todos los factores y ser llamativo. No es nada fácil, pero, bien hecho, es sobradamente efectivo.

Marcas competidoras como Pepsi y Coca-Cola viven este tipo de marketing de primera mano. La segunda es la habitual patrocinadora oficial de todo evento que se precie, pero la primera no deja pasar la oportunidad, y siempre acaba contratando a algún deportista famoso para que salpimente sus anuncios y así lanzar una campaña durante ese periodo de tiempo.

Otros ejemplos curiosos son el de Rona, una cadena de bricolaje que aprovechó una valla de Apple para llamar la atención. Esta estrategia demuestra que el ambush marketing es perfecto para las marcas pequeñas y PYMES que no solo se atreven a enfrentarse a las grandes, sino que sacan partido de su popularidad:

De vuelta en otro evento deportivo, Bavaria aprovecho el Dinamarca contra Holanda del Mundial de Fútbol de Sudáfrica para vestir a un grupo de 36 chicas explosivas de naranja y burlarse de Budweiser. Entraron de rojo, pero minutos después de comenzar el partido se quitaron la ropa de encima y dejaron ver su corazón naranja. Lo más curioso es que ni siquiera llevaban la marca imprimida en su vestimenta. Pero eran reconocibles al instante. Las chicas animaron los ánimos pero no tardaron en ser despedidas del campo por las autoridades. Si las multitudes están reunidas, es el momento perfecto para darte a conocer:

Sé la primera persona en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De conformidad con lo establecido en la LOPD, Adpv Advertising Provider S.L. garantiza la adopción de las medidas necesarias para asegurar el tratamiento confidencial de los datos de carácter personal. Así mismo le informamos de la inclusión de sus datos en un fichero con la finalidad de mantener su relación negocial o contractual con Adpv Advertising Provider S.L. y de la posibilidad de ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección: Ercilla, 26, 1Dcha., 48011, Bilbao, Bizkaia. Privacidad.